En España, los impuestos del tabaco son extraordinariamente elevados, al igual que en la mayor parte de los países desarrollados. Para hacernos una idea, España recaudó en 2010 9.842,3 millones de euros (9.842.300.000€) gracias al tabaco (en concepto de IVA y de impuestos especiales). Esa cifra es mayor que el presupuesto destinado a infraestructuras (estaciones, AVE, autopistas…) del Estado español en todo 2011, y es también el conjunto de lo presupuestado para los ministerios de Fomento, Industria y Sanidad.

La explicación

Cuando se descubrió la relación entre el cáncer y el tabaco en EEUU, el Estado impuso una sanción a las tabaqueras por haber ocultado dicha información que, al parecer, ya conocían y sobre la que no informaron. El dinero de la sanción fue a parar a los Estados por el coste que les había supuesto tratar a los enfermos relacionados con el tabaco durante todo ese tiempo. Aquello fue el punto de partida de la lucha contra el tabaco, y también el comienzo de un jugoso negocio para las arcas públicas, que pudieron subir exageradamente los impuestos en base a ese supuesto coste extraordinario que implican los enfermos relacionados con el tabaco. Sin embargo, diversos estudios han negado que exista dicho coste, demostrando que la menor esperanza de vida del fumador implica un ahorro en pensiones y en tratamientos médicos mayor que el coste de los tratamientos de enfermedades relacionadas con el tabaco que esa persona pueda haber requerido (link). Pero el hueso es demasiado apetitoso, y los Gobiernos continúan aplicando al tabaco uno de los impuestos más altos, junto al de la gasolina, disparando los precios del tabaco.

Los números

impuestos tabaco

En España nada menos que el 80% del precio que se paga en el estanco va directo a las arcas públicas. Es decir, por cada euro que das al estanquero:

  • 0,08€ van al estanquero que te vende el tabaco
  • 0,12€ van al fabricante que ha elaborado el tabaco
  • 0,80€ van al Estado, en concepto de IVA (0,18€) e impuestos especiales (0,62€)
O lo que es lo mismo: si por un paquete pagas 4€, en realidad el paquete cuesta… ¡¡80 céntimos!!
¿Sigues creyendo que el tabaco en España es caro? 😉
Gráfico: larazon.es
s